Blockchain sin Bitcoin: cómo las cadenas de bloques se adaptan a diversas iniciativas

Octubre 2018

Blockchain puede haber ganado protagonismo en el mundo de la tecnología por haber sentado las bases para el funcionamiento de Bitcoin o Ethereum, pero hoy en día ya está claro que sus aplicaciones exceden la esfera de las criptomonedas.


Descripto generalmente como una base de datos descentralizada y distribuida, Blockchain funciona como un método seguro y transparente para mantener registros incorruptibles. Estas características no solo habilitan el funcionamiento de las monedas digitales descentralizadas, sino que también están siendo aprovechadas por toda una serie de iniciativas que ya están demostrando resultados exitosos en las áreas más inesperadas.

Distribución de ayuda humanitaria

Uno de los casos alternativos más destacados del uso de Blockchain es el desarrollo que realizó Naciones Unidas, mediante su Programa Mundial de Alimentos, para distribuir ayuda humanitaria en campos de refugiados. La naturaleza horizontal y sin intermediarios de las cadenas de bloques le permitió al proyecto Building Blocks (‘Construyendo Bloques’) desarrollar una herramienta basada en Ethereum para realizar transferencias de dinero más rápidas, seguras y sin mediadores, como bancos o instituciones financieras, que generen costos innecesarios. A través de este sistema las familias en situación de vulnerabilidad reciben asistencia económica, que pueden usar gracias al relevamiento de datos biométricos como el escaneo de retina, sin necesidad de efectivo o vouchers

Alimentos más seguros

Se están explorando cada vez más las ventajas de blockchain aplicadas a la industria de los alimentos. Específicamente, la capacidad de mantener registros públicos incorruptibles habilita posibilidades muy interesantes en el seguimiento de productos a lo largo de toda la cadena de suministros.  En EEUU, por ejemplo, Wallmart ya ha realizado dos grandes pruebas de trazabilidad sobre Hyperledger, una blockchain de la Fundación Linux, que permiten en cuestión de segundos averiguar cuándo y dónde fueron cosechados los productos, qué día llegaron a las plantas de tratamiento, mediante qué tipo de procesos fueron verificados, los días en que pasaron por aduana y llegaron a la planta de procesamiento, cómo fueron fraccionados, cuándo llegaron al punto de venta y, por supuesto, si aparece alguna alerta en todo este camino.

Transferencias sin bancos

Otro ejemplo similar es el de startups - empresas emergentes con fuerte apoyo en la tecnología - como Sentbe y Abra, que llevan adelante plataformas de micropagos P2P (peer-to-peer, como se llama también a las redes de pares), especialmente destinados a transacciones transfronterizas. Este tipo de servicios es muy útil para aquellos trabajadores migrantes que envían día a día parte de sus salarios a sus familias en sus países de origen, y corren con la ventaja de tener honorarios considerablemente más bajos que las transferencias tradicionales y de que pueden ser utilizados por la población no bancarizada.

Un sistema integral de gestión pública

Luego del hackeo sufrido en la administración pública en 2007, el gobierno de Estonia implementó un sistema de blockchain a nivel estatal. El resultado fue el proyecto e-Estonia, un programa que llevó a digitalizar el 99% de los trámites públicos, certificando identidad digital y garantizando la confiabilidad y estabilidad de la información pública mediante cadenas de bloques. Hoy en día Estonia es el 1er país en el mundo en uso de blockchain a nivel nacional y administra y resguarda mediante esta tecnología todos sus registros nacionales de salud, seguridad, comercio y legales, entre muchos más.

Una tecnología que plantea nuevos horizontes 

Es cada vez más común ver soluciones basadas en blockchain aplicadas a problemas tanto viejos como nuevos. Como vemos, el camino que está tomando esta tecnología ya no está únicamente anclado al furor por las criptomonedas, sino que una industria de cadenas de bloques independiente se está consolidando. Incluso en nuestro país ya disponemos de una iniciativa, Blockchain Federal Argentina, que recurre a esta tecnología como sostén de toda una plataforma multiservicios disponible para cualquier empresa, institución o ciudadano.
Así, todo indica que en el corto plazo veremos cada vez más desarrollos basados o inspirados en cadenas de bloques. A medida que más emprendimientos se animen a innovar e investigar sus posibilidades, mejor preparada estará la comunidad para incorporar esta tecnología marcada por la transparencia y la horizontalidad.
 

Tal vez te interese