¿Qué es blockchain?

¿Qué es?
Junio 2018

Blockchain es, a grandes rasgos, una tecnología diseñada para administrar un registro de datos compartidos y en línea, que se caracteriza por ser verificado, seguro e inamovible. Generalmente, esta tecnología es asociada a las transacciones con criptomonedas, pero sus ventajas están siendo tomadas en cuenta para implementarla en diferentes áreas de ámbitos públicos y privados.
Más allá de que aún no hay acuerdo por una definición concreta de Blockchain, existen características comunes que pueden ayudar a entender este concepto. Principalmente, podemos decir que es una base de datos, replicada y distribuida entre varios usuarios, y protegida por métodos criptográficos.

Imaginemos un libro contable, digital, separado en bloques de información que se van incorporando, como si fueran nuevas “hojas”, a medida que se agregan datos al registro original. Cada uno de ellos está necesariamente vinculado al bloque anterior y al posterior por una función criptográfica llamada Hash; esto garantiza que una vez agregado a la cadena, sea imposible modificar o eliminar a la fuerza. De esta forma, toda la información que se va incorporando mediante esta ‘cadena de bloques’ queda fija en el registro y la única manera de modificarla es generando una operación para agregar información nueva. Esas operaciones se denominan “transacciones” y nos permiten llevar una “contabilidad” pública de manera totalmente transparente. Siempre quedan registradas y son completamente trazables.

Por ejemplo, si pensamos en un registro de propiedad automotor, podríamos tener certificado que el vehículo con patente “AB 123 CD” pertenece al “Usuario 1”. Cuando ese titular haga una transferencia, la única forma de alterar el registro es generando una transacción nueva que establezca que “Usuario 1” realizó una transferencia de titularidad a “Usuario 2”, y ahora el vehículo con patente “AB 123 CD” pertenece a “Usuario 2”. No habría forma de modificar la información original. Siempre va a quedar en el registro que “AB 123 CD” perteneció a “Usuario 1” y no podríamos, por ejemplo, borrar “Usuario 1” y cambiarlo por “Usuario 2” para facilitar el proceso, como lo haríamos en una planilla de cálculo.

La otra gran característica es que esta base de datos se encuentra replicada y distribuida entre varios usuarios al mismo tiempo. Esto permite que los registros realizados mediante Blockchain sean más transparentes y seguros, ya que se encuentran “fiscalizados” por una red de pares, cuyas identidades están comprobadas mediante firma digital, y bajo un modelo donde toda modificación requiere el “consenso” de las partes. En lugar de tener una base de datos centralizada en una sola computadora, y con unos pocos usuarios con capacidad de modificarla, este sistema propone que la comunidad en su totalidad tenga la responsabilidad de controlar y validar todas las transacciones que se realizan y todos los bloques que se agregan a la cadena. Además, el trabajar sobre una red distribuida, aporta un mayor grado de seguridad: si la base de datos estuviera almacenada solamente en un único nodo, y éste fuera vulnerado por algún tipo de hackeo, toda la información se vería comprometida. En cambio, tener toda esa información repartida y replicada en muchas computadoras al mismo tiempo hace que sea prácticamente invulnerable: todos los nodos poseen información de la cadena, pero la cadena no depende de ninguno de ellos de manera exclusiva para funcionar.

Todas estas características consolidaron a Blockchain como el soporte necesario para la economía de las criptomonedas. De hecho, muchos consideran que la primera cadena de bloques es la que sostiene al sistema del Bitcoin, aunque otros aseguran que hubo desarrollos similares que lo preceden. Cualquiera sea el caso, el poder contar con un registro de transacciones público, seguro e inmutable es lo que permite la existencia de toda esta serie de monedas digitales que no necesitan de un banco central para operar. De todas formas, cada vez es más claro que sus aplicaciones no se limitan sólo a esto y en muchos países están usando esta tecnología para reforzar la transparencia de la gestión pública brindando las bases para el desarrollo de plataformas multiservicios, de sistemas de certificación de documentos y contenidos, de mecanismos para dinamizar procesos, como los contratos inteligentes, y muchas posibilidades más.
 

Tal vez te interese