¿Qué es un algoritmo?

¿Qué es?
Junio 2018

Un algoritmo es un conjunto de operaciones que busca resolver un problema determinado a través de secuencias lógicas. Este procedimiento esquemático emplea una serie de pasos, como una receta, los cuales pueden ser formulados de diferentes maneras cuidando que en dicha combinación no se produzca una ambigüedad.

La principal utilización de estas fórmulas es que su resultado muestre el punto o destino buscado a través de las secuencias de instrucciones previas, definidas por su programador o diseñador. Entendiendo al algoritmo como un medio, podemos decir que para operar como tal debe ser:

•    Preciso: cada paso y su orden de realización deben ser claros y concretos

•    Definido: se deben obtener resultados delimitados a las órdenes y estos siempre deben ser los mismos

•    Finito: su diseño debe tener un número limitado de pasos

•    Ordenado: la secuencia de pasos debe seguir un orden que no puede ser alterado

En la vida cotidiana aplicamos el uso de algoritmos, muchas veces, sin darnos cuenta. Esto es así cuando seguimos determinados pasos para obtener un resultado final: la receta de una comida, resolver un cálculo matemático o cuando al despertar realizamos el mismo procedimiento para alistarnos. Además de estos ejemplos, los algoritmos son un componente fundamental en la generación y funcionamiento de programas informáticos y en el desarrollo de aplicaciones. A través de procesos de programación es posible crear secuencias de pasos y dar instrucciones a las computadoras. Las órdenes deben incluir el total absoluto del proceso y contemplar todas las variables, sin omitir ningún tipo de información a fin de que el resultado sea el esperado. A pesar de que realizar esta tarea es sumamente complejo, su trabajo puede ser replicado en miles de computadoras una vez que fue creado.

La presencia de los algoritmos se encuentra en muchos espacios: en el envío de un correo electrónico, en el pago de un servicio de manera online, al buscar información en un motor de búsqueda o al averiguar desde una app qué camino tomar para que el recorrido sea más rápido o efectivo, entre tantos otros ejemplos.

Se trata de soluciones para automatizar diversas acciones y que, a través de la continua interacción de los usuarios, se perfeccionan día a día y optimizan su fin. Dicha tecnología habilita otras como la Inteligencia Artificial, y dentro de ese ámbito, el machine learning, entre otras, lo cual amplía el abanico de innovación. En la medida en que su uso crece, plantea a su vez interrogantes de índole ético sobre su uso y aplicación: por ejemplo, ¿por qué veo cierta información en mi muro de Facebook y no otra y quién determina que así sea? Estas son algunas de las cuestiones que son ejes de discusión y el debate recién empieza.